Experiencia del Diaconado

Fui ordenado el 9 de junio de 2018 en la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe. A los pies de la Madre del cielo. Después de once años de formación aún no podía asimilar que ya había llegado la hora de mi Ordenación, estaba muy contento al ver a mi familia, amigos y comunidad que me acompañaban en tan especial momento. Dichas personas me ayudaron a decir sí al Señor y a fungir como testigos de lo acontecido.

Las palabras que resonaron en mi corazón las pronunció el Señor Arzobispo Carlos Cardenal Aguiar Retes antes de la imposición de las manos, con la cual quedaría ordenado como diácono: “Bien servidor bueno y fiel entra a tomar parte en la alegría de tu Señor.” Tales palabras me hacen recordar que estamos de paso en esta vida y la verdadera Vida es con Aquél que me llamó. De tal manera que todas mis acciones deben de conducir hacia el Reino que no se acaba.

Hoy por hoy, realizo mi ministerio diaconal en el Seminario Conciliar de México, apoyando en la pastoral juvenil vocacional. Tal proyecto es de mucho interés para nuestra Iglesia diocesana, que tienen como principal intención el acompañar a todos en las diferentes etapas de su vida.

No está demás decir que Dios es el autor de todo, y a pesar de mi indignidad me ha mirado con misericordia, con estos elementos puedo afirmar que veo en mi historia la acción de Dios, por ello te invito a poner atención en aquellos momentos en que Dios va actuado en tu vida, y sentirte profundamente amado por Dios. Y juntos decir con fuerza y entusiasmo: Dios Nos ha mirado con misericordia.

D.T. Luis Antonio García Gómez

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses