Te invoco de todo corazón. Respóndeme, Señor y guardaré tus leyes

Documento sin título

¡Hola! soy Héctor Arturo Hernández Zecua, tengo 18 años estoy en la etapa del Curso Introductorio, ingrese este Seminario Conciliar de México desde la etapa del seminario menor y me gustaría compartir mi historia vocacional.

Mi historia vocacional inicio muy temprana en la edad de los 3 años, que observaba al sacerdote de la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, viendo la consagración me dije en si mismo “yo quiero ser como ese padrecito”, pero a los 6 años en ese momento se me había olvidado lo que había dicho en esa edad, por resultado cambie mi decisión a ser presidente, al mismo tiempo iba a la explanada de la delegación de Iztacalco, y estudiar la constitución de nuestro país.

Pero, cuando realicé mi primera comunión el 8 de Diciembre del 2006 en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ramos Millán, sentí un pequeño cosquilleo al recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo, sentí en mi corazón un recuerdo en ese momento tan significativo cuando tenía 3 años, mi corazón estaba inquieto por ese encuentro tan hermoso de mi niñez, por tal modo buscaba en muchas parroquias para prestar un servicio, ya sea de lo que sea, pero no había tanto auge de niños de monaguillos ni menos de catequesis, pero gracias aun compañero de la primaria, me dijo “acompáñame a mi catecismo en la Rectoría del Espíritu Santo” y lo acompañe, después en ese momento conocí a un buen sacerdote que se llama Guillermo Barba Mojica que hoy es el Coordinador de los Exorcistas de la Arquidiócesis de México, que desde los 9 años hasta los 15 años estuve sirviendo como monaguillos y catequista, todo empezó cuando veía mi vocación por una acomodar las sillas para la misa que fue un domingo que le pregunte: “¿Qué se necesita para hacer sacerdote?” y el padre me decía todos los requerimientos para ser sacerdote, y cada domingo le preguntaba que lo mismo, y como al cuarto domingo me preguntó: “¿Quieres ser sacerdote?”  “Sí”, pues “terminando la secundaria, iras al Seminario Conciliar de México.

Así fue, ingresé al Seminario Menor en el año 2014 al 2017, fue una hermosa experiencia porque conocí una etapa en la cual aprendí a llevar un discernimiento tanto vocacional, también aprendí a orar con la liturgia de las horas y compartir experiencia en el seminario menor.

Y ahora hermanos, estoy en la etapa del Curso Introductorio, bajo patrocinio a “Santo Tomás de Aquino” que es una etapa muy diferente, claramente jugamos futbol, basquetbol, estudiamos, pero no conceptos de la preparatoria, sino más en los conceptos introductorios para el mayor, también en saber de pastoral parroquial y estar en visitas de diferentes vicarias y participar como grupo en la asamblea Arquidiocesana.

Te invito: si tú sientes ese cosquilleo a la vocación sacerdotal, acércate con nosotros o en la oficina vocacional que se encuentra en el Seminario Conciliar de México con Pbro. Rubén Alanís, quien es el promotor de las vocaciones, no tengas miedo a esta llamado que Dios nos da tanto para el Menor y Curso Introductorio para que vivas como es la formación sacerdotal.

Que Dios te bendiga, y ora por las vocaciones sacerdotales.

Héctor Arturo, HERNÁNDEZ ZECUA
Seminarista de Curso Introductorio

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses