Apocalipsis

Revelación de Jesucristo, llamado así por que domina la idea de la segunda Venida de Cristo. Es el último de toda la Biblia y su lectura es objeto de una bienaventuranza especial por lo que la Iglesia lo tomo con gran amor y respeto, para ser estudiado a fondo. Su autor es Juan, siervo de Dios (1, 2) y desterrado por causa del Evangelio a la isla de Patmos. Juan es el mismo que nos dejó también el Cuarto Evangelio y las tres Cartas que en el Canon llevan su nombre.

San Juan escribió el Apocalipsis en Patmos, una de las islas del mar Egeo, durante el destierro que sufrió bajo el emperador Doniciano, probablemente hacia el año 96. Las destinatarias fueron "las siete Iglesias de Asia" (Menor),  y cuyos nombres son mencionados en el pasaje de Pentecostés.

El objeto de este Libro, el único profético del Nuevo Testamento, es consolar a los cristianos en las continuas persecuciones, despertar en ellos la bienaventurada esperanza y, a la vez, preservarlos de las doctrinas falsas de varios herejes que se habían introducido en el rebaño de Cristo. En segundo lugar, el Apocalipsis tiende a presentar un cuadro de las espantosas catástrofes y luchas que han de conmover al mundo antes del triunfo de Cristo en su Parusía y la derrota definitiva de sus enemigos, tal vez san Juan penso también en acontecimientos contemporáneos suyos y los tomo como figuras de lo que ha de venir.

El Apocalipsis puede ser interpretado de tres formas, primero como una historia contemporánea autor, expuesto con tintes apocalípticos, pero esta interpretación quitaría a los anuncios de S. Juan toda su trascendencia profética y su valor espiritual para el creyente. La segunda teoría, llamada de recapitulación, busca en el libro de S. Juan las diversas fases de la historia eclesiástica, pasadas y futuras, o por lo menos de la historia primera de la Iglesia hasta los siglos IV y V, sin excluir el final de los tiempos. La tercera interpretación ve en el Apocalipsis exclusivamente un libro profético escatológico (fin de los tiempos).

Pero sin duda no debemos olvidar que es una exhortación a estar firmes en la fe y gozosos en la esperanza, aspirando a los misterios de la felicidad prometida para las Bodas del Cordero, pues con frases como “el momento está cerca,” y “No sea que volviendo de improviso os halle dormidos” encontramos ánimo y esperanza para el futuro, sin olvidar que siempre debemos de estar preparados para cuando llegue el momento final de nuestra propia vida.

En los 404 versículos del Apocalipsis se encuentran 518 citas del Antiguo Testamento, de las cuales 88 tomadas de Daniel, con lo que podemos ver que la misma Biblia es donde han de buscarse luces para la interpretación de esta divina profecía, pues no es fácil entender cómo en visiones que San Juan recibió transportado al cielo, nos haya dejado tantas imágenes simbólicas.

Eric Darwin SULCARAY VEGA
Primero de Teología

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses